Carta de Lucía para ti

cartel-1-euro-x-la-vidaweb

¡Hola a todos!

¿Cómo estáis? Yo estoy muy bien. ¡En realidad estoy muy feliz! ¿Sabes por qué? Me llamo Lucía y tengo casi un año. Ya me han salido cuatro dientes. Duele mucho y lloro algunas veces. Pero mamá me coge en sus brazos, me acuna y me canta alguna canción y se me pasa rápido.

¡Uy! Se me olvidaba. ¡Yo he venido para contarte una historia y te estoy hablando de mis dientes! Hace dos años, mi papá encontró un curso en Cáritas. Se puso muy contento porque no tenía trabajo y había dejado el cole hacía mucho tiempo. Así que ahora podía aprender y además le daban un poquito de dinero. También les ayudaban con alimentos. Mamá y papá vivían en una casa que no era suya y no pagaban alquiler. Creo que eso se llama ser “okupa”.

Cuando mi papá llevaba unos meses en ese curso, le dijo a su profesora que mi mamá y él estaban un poco asustados porque creían que ella estaba embarazada; es decir, creían que yo estaba ya en su barriguita. La profesora les dijo que no se preocuparan. Que ella tenía una compañera que trabajaba en un proyecto que también era de Cáritas, donde ayudaban a mamás y papás que estaban nerviosos porque iban a tener un bebé.

Mi mamá se hizo una prueba que hacen las mamás para saber si tienen un bebé en la tripita o no. Y sí. Esa prueba dijo que yo ya estaba allí. Mi papá sonreía, pero mi mamá lloraba mucho.

Llegaron a Proyecto Mater y allí les tranquilizaron. Le enseñaron el sitio donde ayudan a las mamás y también algunas cositas que ya iban preparando para cuando yo naciera. Pero ella lloraba. Estaba muy asustada. Un día vinieron papá y mamá a Proyecto Mater. Habían estado hablando con mi abuelita. Mi abuelita todavía no estaba contenta porque yo estaba en la tripita de mamá y les dijo que ella creía que yo no tenía que nacer, porque ellos eran muy jóvenes, no tenían casa, ni trabajo y no podrían darme las cosas necesarias para un bebé. Vino a decir que iban a ir a un sitio muy feo donde hacen que los bebés no nazcan.

En Proyecto Mater les escucharon, pero también les pusieron un vídeo para que vieran como era ese sitio tan horrible donde hacen que los niños no nazcan. Mamá estaba muy callada y se le caían lágrimas de los ojos. Papá no decía nada tampoco. Pero cuando terminaron de ver el vídeo, mamá dijo: “Yo no voy a hacer eso con mi hijita”.

Un día mamá llamó a Proyecto Mater y dijo: “quiero que sepáis que esta niña va a nacer gracias a vosotros”. Entonces, yo no sé como, se convirtió en la mamá más fuerte del mundo.  En Proyecto Mater les ayudaron a encontrar una casa, también les daban comida y empezaron a darles cosas para cuando yo naciera. También les presentaron a una señora que se llama madrina y que es muy simpática. Ella ayudaba mucho a mamá, tanto que empezó a quererla como si fuera una especie de tía suya o algo así.

Los meses pasaron muy rápidos. Mamá de vez en cuando iba al médico y el médico le decía que yo estaba creciendo mucho y muy bien. Cuando nací todavía recuerdo la cara de felicidad de mi mamá y mi papá. Creo que tenían una sonrisa tan grande como las de los anuncios de le tele.

Pronto llegaron los de Proyecto Mater al hospital a conocerme, también la madrina y vino un sacerdote que trabaja en el hospital, porque le habían avisado y me hizo una señal de la cruz en la frente. Yo me quedé muy  agustito. Cuando vi la cara de mi mamá y mi papá y vi todo el cariño que tenían alrededor, sentí que yo tenía mucha suerte. Dios los ha cuidado para que yo naciera con todo lo necesario: cariño, apoyo y también la ropita y la cunita que necesitaba estaban allí.

Ahora en Proyecto Matar necesitan nuestra ayuda, la ayuda de todos nosotros.

Casi no tienen dinero y si siguen así, no podrán ayudar a otras mamás que tienen miedo y no tiene casa, ni dinero, ni cunita o carrito. Ellos me han pedido que te cuente mi historia, para que sepas todo lo que hacen y les ayudes dándoles un euro.

Estoy segura de que lo vas a hacer ¿a que sí? ¿Romperás tu hucha? Ya verás que alegría te entra en el corazón cuando traigas ese euro al cole.

Estoy muy contenta por tener amigos como tú. Amigos que DEFIENDEN LA VIDA.

¡Adiós!

P.D.- Es una historia real de Proyecto Mater.

PUEDES REALIZAR TU DONATIVO ON-LINE en el siguiente enlace:

Donativo on-line

 

 

Anuncios